Hector Chapa, MD., F.A.C.O.G.
Dr. Chapa is a nationally and internationally recognized speaker and published author in the field of Obstetrics and Gynecology.

Hector Chapa, MD., F.A.C.O.G.
Dr. Chapa is a nationally and internationally recognized speaker and published author in the field of Obstetrics and Gynecology.


Somos productos de nuestra genética, nuestro pasado y nuestras decisiones actuales. Cada vez hay más datos que relacionan experiencias pasadas adversas con problemas de salud mental a largo plazo, así como con la obesidad. De hecho, uno de los más importantes Los factores de riesgo no genéticos asociados con la ansiedad y la depresión incluyen la adversidad de la vida anterior, como el trauma o la negligencia, y parece que el trauma subyacente también contribuye al aumento de peso.

Qué encontrarás en este artículo:

La conexión entre trauma y obesidad | La conexión entre la obesidad y la depresión | La depresión puede llevar a la obesidad y la obesidad puede llevar a la depresión | La neuroquímica de tu cerebro afecta tu estado de ánimo y tu conducta alimentaria | Cómo ganar la batalla

La conexión entre el trauma y la obesidad

Para muchos de los afectados, el trauma se experimentó en la infancia y nunca se enfrentó de manera efectiva. Hay mucha evidencia de que el trastorno de estrés postraumático (TEPT), un trastorno psiquiátrico y de ansiedad común causado por eventos traumáticos, podría atribuirse al trastorno del eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal (eje HPA). El resultado de este eje estimulado es la liberación crónica de cortisol por parte del cuerpo, una hormona involucrada en la respuesta de lucha o escape. El cortisol, al parecer, es el denominador común entre el TEPT, la depresión y la obesidad. De hecho, La adversidad infantil , incluido el maltrato (es decir, el abuso y la negligencia) y otros eventos traumáticos, se ha asociado de manera convincente con un mayor riesgo de psicopatología y problemas de salud crónicos a lo largo de la vida.

No solo los veteranos de guerra sufren de PTSD. Más niñas que niños sufren abuso sexual en la infancia, lo que predispone a las mujeres a reacciones más graves a los traumas más adelante en la vida. Las mujeres también son biológicamente más propensas al PTSD que los hombres. Los investigadores también encontraron que el trauma sexual causa más sufrimiento emocional y es más probable que contribuya a un TEPT que otros tipos de trauma.

Las personas con PTSD, ansiedad y depresión tienden a tener cantidades reducidas de serotonina en el cerebro y niveles elevados de cortisol en el torrente sanguíneo. A corto plazo, la liberación de cortisol tiene muchos beneficios. Prepara a uno para los desafíos físicos y emocionales, genera ráfagas de energía frente al trauma y desencadena oleadas de actividad inmunológica cuando se enfrenta a enfermedades infecciosas. Sin embargo, la producción de cortisol se vuelve problemática cuando se expone a un estrés prolongado, como ocurre durante los eventos adversos repetidos. Esto resulta en la producción continua de cortisol. Este aumento de cortisol conduce a una reducción de la actividad de la serotonina en el cerebro, lo que agrava aún más los síntomas de la depresión. Además, el cortisol elevado hace que las personas tengan antojo de grasas, azúcar y sal. Esta es la neuroquímica compartida que vincula los trastornos del estado de ánimo y los atracones. ¿El resultado? Obesidad.

Latina woman from Bogota Colombia between 20 and 29 years old, sitting in the living room of her house looking away, very shocked by her problems and loneliness
El TEPT, la depresión y la ansiedad reducen la serotonina y aumentan el cortisol. El cortisol puede ser el vínculo entre los eventos adversos, la depresión y la obesidad.

La conexión entre la obesidad y la depresión

La depresión puede manifestarse de muchas formas. Puede reducir el impulso y la energía de uno, puede conducir al aislamiento social o puede conducir a un comportamiento de riesgo. También puede tener un efecto variable sobre el apetito. En algunos casos, la depresión suprime significativamente el hambre. Para otros, la tristeza persistente puede inducir a comer en exceso y a los atracones. Unaestudioencontró que un grupo específico de veteranos estadounidenses de Irak y Afganistán que expresaron signos de depresión y trastorno de estrés postraumático también mostraron una tendencia a los atracones. Los investigadores concluyeron que las condiciones psiquiátricas de este grupo los llevaron a tener sobrepeso u obesidad. Esto también está de acuerdo con la investigación publicada que ha revelado que un gran porcentaje de personas que comen en exceso tienen un desorden de ánimo, o tiene un historial de uno. No es difícil entender que cómo te sientes puede afectar el tipo de elecciones dietéticas que hagas. La «comida emocional» es, por supuesto, el mejor ejemplo de esto: ir por la tarrina de helado, o por el chocolate, etc. ha sido durante mucho tiempo el comportamiento dietético estereotípico de aquellos que se sienten deprimidos.

Pero no es solo un estereotipo. Los comportamientos de comer en exceso y atracones generalmente se asocian con la ingestión de alimentos de baja nutrición, altos en grasa y azúcar . Y aunque el subidón de azúcar resultante puede producir un subidón temporal, hay consecuencias a largo plazo. Las investigaciones sugieren que el consumo regular de alimentos grasos y azucarados, especialmente cualquier cosa frita o recubierta de caramelo, tiende a tener un impacto negativo estado de ánimo general y salud mental. Si bien es cierto que aquellos que actualmente están deprimidos pueden buscar alimentos azucarados como consuelo, definitivamente existe un vínculo entre la ingestión de alimentos ricos en azúcar con el tiempo y el desarrollo posterior de síntomas depresivos. Esto fue documentado por un estudio del Instituto de Epidemiología y Salud Pública del University College London en el Reino Unido. Estos científicos demostraron que el consumo de azúcar puede convertirse en depresión, en lugar de ser una consecuencia de ella. Estos hallazgos no se limitan solo al Reino Unido. 2002 estudio analizó el consumo total de azúcar per cápita en seis países diferentes. El autor principal, que era de mi escuela de medicina alma mater (la escuela de medicina de la Universidad de Texas Southwestern) implicó al azúcar como un factor en las tasas más altas de depresión mayor. La relación entre el estado de ánimo y la ingesta de alimentos es muy compleja y parece ser bidireccional. Es decir, los trastornos del estado de ánimo pueden influir en la elección de alimentos y las elecciones de alimentos pueden influir en los trastornos del estado de ánimo.

Sugary, fruity novelty cereal.
Los alimentos altamente procesados lo ponen en riesgo tanto de obesidad como de depresión.

La depresión puede conducir a la obesidad y la obesidad puede conducir a la depresión

La conexión entre la depresión y la obesidad es muy compleja y ha sido objeto de investigación clínica durante años. Se han realizado cientos de estudios para examinar la relación entre la depresión y la obesidad, con teorías contradictorias sobre cuál viene primero. En 2008, los investigadores publicaron datos longitudinales que se metaanalizaron para ver si la depresión explica la obesidad posterior. Sus resultados , que combinaron datos de más de 33 000 sujetos, mostraron que las personas deprimidas, en comparación con las que no lo están, son significativamente más propensas a ser obesas en las mediciones de seguimiento. Sin embargo, una limitación importante de este hallazgo es que todos los estudios incluidos en el metanálisis de estos autores, excepto uno, controlaron el uso de medicamentos antidepresivos. Investigaciones publicadas anteriormente identificaron que los medicamentos antidepresivos tricíclicos (p. ej., amitriptilina) tienen una probabilidad particular de conducir al aumento de peso con el tiempo. Sin embargo, datos más recientes han puesto en duda la capacidad de los antidepresivos para afectar el peso de una persona independientemente de otras variables.

El vínculo entre la depresión y la obesidad probablemente va en ambas direcciones: la depresión puede conducir a la obesidad y la obesidad en sí misma puede conducir a la depresión. La relación entre los dos es difícil de separar, ya que comparten procesos neuroquímicos similares en el cerebro y coexisten con frecuencia. Hay una variedad de razones por las cuales las personas tienden a comer en exceso. La mayoría de los expertos están de acuerdo en quecomer en exceso se debe a una combinación de factores , como las emociones, la genética, la sociedad, la cultura, los problemas de salud mental y la neuroquímica cerebral desequilibrada.

La neuroquímica de su cerebro afecta su estado de ánimo y su conducta alimentaria

serotonina

Las investigaciones de ensayos en humanos y estudios en animales han demostrado que los alimentos influyen directamente en los sistemas de neurotransmisores cerebrales, lo que a su vez tiene efectos sobre el estado de ánimo. Los estudios neuroquímicos han sugerido una vía compartida/común para los trastornos del estado de ánimo y los antojos de alimentos. Depresión, por ejemplo, resulta de un desequilibrio de serotonina. Cuando alguien tiene antojos de carbohidratos, se siente atraído por alimentos que fomentan la producción de serotonina. En cierto sentido, comer alimentos azucarados y ricos en carbohidratos puede ser una forma de depresión automedicada. Aunque algunas líneas de evidencia sugieren esto etiología compartida (p. ej., disfunción serotoninérgica), no está claro el modo y el grado en que intervienen los factores biológicos compartidos. Otros han señalado otro neuroquímico potencial, el triptófano. Varios estudios han propuesto que niveles bajos de triptófano puede ser el factor que aumenta el hambre y provoca los antojos de alimentos, además de contribuir a los síntomas de la depresión. A El estudio encontró que en participantes sanos, las dosis más altas de triptófano en la dieta resultaron en una depresión e irritabilidad significativamente menores y una disminución de la ansiedad.

dopamina

Otro vínculo potencial entre los trastornos del estado de ánimo y la conducta alimentaria puede ser la dopamina. dopamina Durante mucho tiempo se ha denominado nuestra hormona que busca recompensas. De hecho, en el cerebro está fuertemente asociado con sentimientos placenteros y conductas de búsqueda de recompensas. La dopamina en el cerebro también es responsable de nuestra sensación de saciedad. Aunque la dopamina sola puede no causar depresión directamente, tener niveles bajos de dopamina en el cerebro puede causar síntomas específicos asociados con la depresión. Estos síntomas pueden incluir: falta de motivación, dificultad para concentrarse y reducción del impulso. La disfunción de la dopamina está directamente relacionada con la anhedonia (disminución del interés o del placer en respuesta a estímulos que antes se percibían como gratificantes) que experimentan las personas con depresión. Dicho en términos simples, la dopamina cerebral baja produce síntomas de depresión. Aquí yace la conexión con la comida. Ciertos alimentos, como los ricos en azúcares y grasas, pueden liberar temporalmente más dopamina en el cerebro. Esta conexión de dopamina es un poco compleja. Los estudios encuentran una mayor actividad cerebral en áreas de recompensa y motivación cuando se exponen a señales de comida, lo que se traduce en un fuerte deseo de comer. Sin embargo, hay menos dopamina prisa por comer de verdad. Esto también puede conducir a comportamientos de estilo adictivo a la comida.

 

La química cerebral alterada puede provocar trastornos del estado de ánimo y comer en exceso.

Cómo ganar la batalla

Siempre nos han dicho «eres lo que comes». Bueno, ahora la CIENCIA dice que es verdad. Se han producido tantos datos sobre la naturaleza inflamatoria de nuestra dieta y la cognición y el estado de ánimo que es importante discutir. Encontrar la relación exacta entre estas condiciones es menos importante que simplemente darse cuenta de que existen y tratar al paciente de manera integral para obtener mejores resultados generales. Aquí hay algunas cosas que podrían ayudar:

Evite los alimentos procesados

Comer una dieta sana y equilibrada y evitar los alimentos que producen inflamación no solo ayuda a combatir la obesidad, sino que también puede proteger contra la depresión .

Come alimentos que combaten la depresión

otro estudio describió una escala de alimentos antidepresivos, que enumera los nutrientes que pueden ayudar en la prevención y el tratamiento de la depresión. Algunos de los alimentos mencionados encajan en una dieta baja en carbohidratos, que en sí misma ha demostrado ayudar a perder peso. Estos incluían ostras, salmón, mejillones, espinacas, lechuga romana y fresas.

Practica el ayuno intermitente

El ayuno intermitente se ha disparado en popularidad en los últimos tiempos. Los períodos de ayuno deliberado se practican en todo el mundo, en su mayoría basados en antecedentes tradicionales, culturales o religiosos. Conocido por muchos por sus efectos potenciales de pérdida de peso, la ciencia ahora muestra que la práctica también puede ser buena para nuestra salud mental. Publicado datos ha demostrado que el ayuno puede resultar en niveles reducidos de ansiedad y depresión. Otro los estudios han demostrado que el ayuno intermitente también puede resultar en un mayor nivel de vigilancia y mejora general del estado de ánimo. Estos efectos beneficiosos están respaldados por investigaciones experimentales; el ayuno se ha asociado con beneficios neuroquímico cambios, incluida una mayor disponibilidad cerebral de serotonina, opioides endógenos y endocannabinoides, todos actores clave para el bienestar mental. No obstante, se requieren más estudios para una mejor comprensión de los vínculos entre los diferentes efectos de la restricción calórica en el estado de ánimo.

El ayuno intermitente puede tomar diferentes formas, desde ayunar uno o dos días a la semana hasta ayunar de 12 a 18 horas al día. Los datos no son suficientes para recomendar una intervención de ayuno más que las otras.

Si bien hay una variedad de las técnicas de ayuno intermitente, elija una que se adapte a su estilo de vida y objetivos generales. Por último, esta información no niega los verdaderos beneficios de la medicación y/o la terapia cognitiva conductual para la depresión/ansiedad cuando están indicadas. Sin embargo, saber que el ayuno intermitente también puede ser un complemento valioso o una alternativa a los planes de tratamiento tradicionales es muy alentador y científicamente sólido.

Intermittent fasting diet concept with 8-hour clock timer for eating nutritional or keto low carb, high protien food meal healthy dish and 16-hour skipping meal for weight loss
El ayuno intermitente te ayuda a perder peso Y a mejorar tu estado de ánimo.

Busca ayuda

Es cierto: no todas las personas que padecen un trastorno del estado de ánimo tienen sobrepeso u obesidad, y no todas las personas con sobrepeso u obesidad tienen un trastorno del estado de ánimo subyacente. No obstante, existe una relación bidireccional significativa que une a los dos. La única forma de tratar eficazmente estas condiciones es darse cuenta de que la atención a un área sola (por ejemplo, la obesidad) sin abordar los traumas subyacentes solo está tratando la mitad del problema. La terapia conductual cognitiva , las modificaciones en el estilo de vida y, cuando sea necesario, la farmacoterapia, son todos necesarios para sacarlo con éxito de un trastorno del estado de ánimo y un estilo de vida poco saludable.