Lina Cellante
Lina is a medical biotechnologist by training and adopted chemist, currently cutting her teeth in the medical writing world.

Lina Cellante
Lina is a medical biotechnologist by training and adopted chemist, currently cutting her teeth in the medical writing world.


Según la oficina del cirujano general de EE. UU., la boca es un espejo de la salud o la enfermedad . y podría funcionar como centinela para advertir sobre posibles amenazas a nuestro bienestar. Pero, ¿estamos realmente familiarizados con lo que sucede en nuestra cavidad bucal y los factores que ponen en peligro nuestra salud bucal? Exploremos qué hay detrás de nuestra sonrisa de 32 dientes.

¿Qué hay dentro de nuestra boca?

Cada uno de nuestros dientes está incrustado firmemente en nuestras encías. Debajo de cada diente se encuentra el hueso alveolar y el ligamento periodontal. Este último crea un cojinete suave que evita que el hueso y el diente rocen. Además, nuestra boca está poblada por seis mil millones de bacterias que conviven con nosotros toda la vida y que son esenciales para la salud de nuestra cavidad bucal, pero que también pueden ser peligrosas si nuestra higiene bucal es deficiente. Streptococcus oralis, Streptococcus sanguis, Streptococcus mutans, Actinomyces naeslundii, Actinomyces odontolyticus, Veillonella parvula y Fusobacterium nucleatum son algunas de las especies de bacterias más comunes que viven en nuestros dientes y encías y son los componentes principales de una especie de película llamada placa dental, que se forma cuando las bacterias en nuestra boca se mezclan con alimentos azucarados o con almidón.

El peligro de la placa dental

La placa dental se puede eliminar con el cepillado y el uso de hilo dental, pero si se permite que se acumule, puede endurecerse y llegar a los nichos de la boca, como el surco gingival (el espacio entre los dientes y las encías) o el espacio periodontal, donde se encuentra el cepillo de dientes o el hilo dental. no puede alcanzar

La propagación progresiva de la placa dental permite que algunas especies se vuelvan más numerosas que otras, lo que resulta en una inflamación de las encías, también conocida como gingivitis.. Si no se trata, la gingivitis puede provocar periodontitis o enfermedad de las encías. Según la OMS , la enfermedad de las encías es la duodécima afección más prevalente en todo el mundo.. los factores de riesgo conectados con el desarrollo de la inflamación de las encías están el tabaquismo, el consumo de drogas, el estrés, la desnutrición y el cuidado bucal incorrecto o insuficiente. Cada uno de estos comportamientos es peligroso porque puede exacerbar la inflamación, socavar el equilibrio de la boca o empeorar el funcionamiento del sistema inmunológico. Mantenga lo siguiente Señales de advertencia en mente para evaluar la salud de sus encías:

Signos de encías enfermas

-encías rojas, hinchadas o sangrantes

– mal aliento

– dientes sensibles (a alimentos y bebidas fríos/calientes)

– dolor al masticar

– movilidad dental

 

a man touching his heart, with red highlight of heart attack, heart failure and others heart disease
La enfermedad periodontal aumenta el riesgo de infarto de miocardio en un 28%.

La conexión entre la salud oral y la salud del corazón

La periodontitis puede provocar abscesos en las encías, pérdida de dientes y el riesgo potencial de desarrollar complicaciones sistémicas. Se ha demostrado que los sujetos afectados por enfermedad periodontal tienen un riesgo de infarto de miocardio un 28% mayor que las personas con encías sanas.

De hecho, se ha encontrado ADN de bacterias periodontales en muestras de placa aterosclerótica .. Pero cual es el relación entre la periodontitis y las enfermedades cardiovasculares? Una posible explicación es que las biopelículas bacterianas (placa dental) hacen que el exceso de microorganismos ingrese al torrente sanguíneo, lo que les permite permanecer en los vasos sanguíneos o ingresar a diferentes tejidos y/u órganos. Otra hipótesis consiste en un estado inflamatorio desencadenado por la periodontitis que activa el sistema inmunitario. Esta activación da lugar al depósito de proteínas en los vasos sanguíneos que, junto con el daño provocado por los radicales libres y las células inmunitarias, da lugar a la formación de placa que ocluye el vaso.

Al mismo tiempo, la inflamación alrededor de la placa es empujada a la ruptura por los microorganismos que circulan en el torrente sanguíneo, poniendo a las personas en peligro de trombosis o disfunción miocárdica. También se ha demostrado en experimentos realizados en ratones que una de las bacterias que viven en la boca, P. gingivalis, es capaz de inducir la agregación plaquetaria y ocluir los vasos que conducen a la embolia. A estudio chino destaca cómo se han detectado los subproductos de las bacterias de la placa de las encías y las propias bacterias en los trombos de los pacientes y en los fragmentos de placa aterosclerótica. Esta compleja evidencia y explicaciones deben tomarse como una advertencia para cuidar mejor nuestra higiene bucal: cepillarnos los dientes después de cada comida, dejar de fumar, dejar de consumir drogas, tratar de controlar el estrés, comer alimentos y bebidas menos azucarados y programar la placa profesional periódica. eliminación.

¿Todavía no estás convencido de que estas acciones podrían protegerte de las enfermedades cardiovasculares?

En un estudio japonés, el cepillado de dientes poco frecuente aumentó la incidencia de factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, mientras que un estudio de investigación coreano encontró una asociación entre caries y problemas cardíacos. cepillado de dientes diario resultó en un 20% menos de riesgo de infarto de miocardio. ¿Ver? ¡Los buenos hábitos dan sus frutos!